A la hora de hacer una obra bien de nueva construcción, reforma o rehabilitación, es una de las dudas que más nos plantean nuestros clientes. Vivimos en un país donde existe una larga tradición por el ladrillo, debido a este arraigo muchos creen que es la mejor solución. En este post os vamos a explicar porque los tabiques de pladur son una opción muy buena o incluso la mejor opción según algunos profesionales del sector.

«Vivimos en un país donde existe una larga tradición por el ladrillo, debido a este arraigo muchos creen que es la mejor solución.»

A continuación vamos a explicaros las ventajas fundamentales del pladur: – Montaje fácil y rápido: es más sencillo y rápido a la hora de colocarlo. – Material versátil: este tipo de material es fácilmente modificable y los fabricantes no dejan de crear nuevos tipos de placas para cada tipo de necesidad y para proteger frente a situaciones como el fuego (para ello se utilizan las placas de pladur F de color rosa o las A1 blancas las cuales tienen un tratamiento ignífugo), el agua (se utilizan las placas H1 o también conocidas como placas verdes que contienen un tratamiento hidrófugo), impactos o golpes (placas de pladur I de color amarillo), acústica (pladur Fonic de color azul) y aislamiento térmico (pladur Therm y pladur Lan). – Instalación en seco: ante la ausencia de materiales húmedos como cementos y enlucidos de yeso, ganamos tiempo a la hora de los secados de estos materiales, así como de la suciedad que generan, por lo que es más higiénico. – No produce escombro: es un material fácil de manipular que apenas genera desperdicios o escombros. – Ligereza: su instalación sólo precisa de unos perfiles de metal sobre los que se atornillan a los lados planchas de cartón, esto, sumado al poco peso de las paredes interiores del pladur, hace que sea un material muy demandado para las reformas y rehabilitaciones, ya que de esta forma no se aplican grandes cargas en la estructura existente. – Soporta más peso: su montaje permite colocar sistemas de refuerzo. – Presenta mejores acabados: al tratarse de un material muy fino y liso podemos dar manos de pintura directamente sobre la placa de cartón-yeso. – Permite su alicatado en baños y cocinas, así como cubrir con papel. – Sin regatas: lo que deja las paredes completamente despejadas CONCLUSIÓN Vistos los múltiples beneficios y ventajas que ofrece el pladur a la hora de realizar una obra sencilla o de nueva construcción, hay que resaltar el ahorro energético y de calefacción que supone, gracias a que se trata de un material que garantiza un mayor aislamiento acústico y térmico. Por esto, es la alternativa más elegida frente al ladrillo.