A la hora de hacer una reforma, es muy importante elegir una buena ventana. La carpintería metálica suele generar muchas dudas. A través de este post os explicaré los distintos tipos de ventanas, y de materiales (con los que se hace de manera que podamos sacar más partido a la luz y contribuir a su vez a un ahorro de eficiencia energética)
A la hora de elegir un tipo de ventana, tenemos que tener en cuenta tres aspectos:
1-Tipo de perfil.
2- Tipo de cristal.
3-Tipo de apertura.

TIPOS DE VENTANA SEGÚN EL PERFIL:

Encontramos tres tipos:
– Ventanas de madera: son las más clásicas y las que se han utilizado “toda la vida”. Son ideales para ambientes rústicos. El mayor inconveniente es que la madera se deteriora con el tiempo y necesitan un mantenimiento.
– Ventanas de PVC: son las más utilizadas en la actualidad. Podemos encontrar distintos colores y diseños. Aíslan muy bien el ruido y permite la entrada de luz de manera muy natural. Su mantenimiento y su limpieza, resultan fáciles. Su buena calidad/precio hace que sean las más elegidas.
– Ventanas de aluminio:  pueden resistir cualquier cambio de temperatura y protegernos de la radiación solar. En el mercado podemos encontrar series de rotura de puente térmico y series de puente frio, siendo las de puente térmico las más demandadas debido al ahorro energético que consiguen. Además son respetuosas con el medio ambiente, evitando las emisiones de CO2.

TIPOS DE VENTANA SEGÚN CRISTAL:

– Vidrios monolíticos: son poco recomendados para instalarlos en una ventana de exteriores ya que no son aislantes. Sólo serían una buena opción en el caso en el que no se necesite un cristal con aislamiento térmico ni acústico.
– Vidrios laminados: están formados por dos o más capas de vidrio en los que se intercalan láminas PVB. Es la solución intermedia entre seguridad y aislamiento.
– Vidrios con cámara: son vidrios con dos cristales separados por una cámara de aire deshidratado sellada herméticamente para aumentar el aislamiento térmico (conocidos como doble acristalamiento).
– Vidrios templados: son cristales fuertes y resistentes a los impactos. Muy recomendados para exteriores ya que dotan de una fuerte seguridad (utilizados en bancos, joyerías, etc).
– Vidrios flotados: actualmente son muy utilizados en las casas. Son vidrios muy duros y de alta calidad.
– Vidrios mates: estos cristales debido su estética, se usan especialmente para interiores para dar un toque distintivo o para crear intimidad entre ambientes.
– Vidrios bajo emisivos: conocidos también como low-e, sus principales características son su eficiencia energética y su aislamiento térmico el cual deja pasar una gran cantidad de luz.

«…es muy importante valorar el aislamiento tanto acústico…y el aislamiento térmico»

tipos de ventana
TIPOS DE APERTURA:
Cada apertura tiene un funcionamiento y accesibilidad distinta, una ventilación diferente así como un tipo de iluminación. Cada estancia de una vivienda, va a necesitar un tipo de apertura u otro bien por sus características y distribución.
Podemos encontrar los siguientes tipos:
– Praticables o batientes: son las “ventanas de toda la vida” compuestas de una o dos hojas que se abren hacia dentro. Permiten tener una máxima accesibilidad al poder abrir las dos puertas a la vez (importante también a la hora de limpiarlas). Proporcionan buen aislamiento térmico y acústico muy bueno. Son un gran inconveniente en habitaciones pequeñas ya que ocupan demasiado espacio.
– Basculantes y oscilantes: con este tipo de apertura podremos abrir la ventana bien por la parte superior, o bien por la parte inferior. Lo que nos facilita una fácil ventilación de la estancia sin que pueda ser practicable. No se puede tener acceso al exterior.
– Correderas: son las que una hoja de la ventana se superpone a la otra mediante mecanismos deslizantes, permitiendo abrir tanto un lado como el otro (pero nunca abrir el hueco en su totalidad, sólo parcialmente). Se recomiendan sobre todo para habitaciones pequeñas o donde existan obstáculos para la apertura de las ventanas (mobiliario, sofás, etc). Como desventaja podemos decir que son menos herméticas que las practicables u oscilobatientes (aunque han mejorado mucho) y más difíciles a la hora de limpiar la cara exterior ya que muchas veces habrá que sacar el perfil de la hoja.
– Oscilantes o abatibles: este tipo de ventanas son las que nos permite abrir la ventana bien por la parte superior o por la parte inferior. Son recomendables para usarlas en habitaciones pequeñas y donde sólo queramos que abran un poco para ventilar. El gran inconveniente es a la hora de limpiarlas por la parte exterior ya que al no poder abrirlas del todo, será una tarea más complicada.
– En guillotina: este tipo de apertura es como una corredera de forma horizontal, es decir hacia arriba o hacia abajo. Normalmente una de las dos hojas de la ventana es fija y la otra tiene movilidad, aunque también podemos encontrarlas las dos móviles. Este tipo de apertura se usa sobre todo para huecos altos y estrechos.
– Fijas: como bien dice su nombre, no podemos abrirlas. Se usan mucho en edificios climatizados (donde no es necesaria la ventilación) y donde su función es dar luminosidad y vistas al exterior.
– Plegables: son las que se abren en forma de forma de libro donde el espacio quedará totalmente libre. Se usan para cerrar grandes espacios como terrazas, etc teniendo la posibilidad de usar estas estancias tanto en verano como en invierno
– Oscilobatientes: son ventanas con dos tipos de apertura, practicables y oscilantes. Es el más utilizado en nuestro país y el más utilizado. Combina la apertura oscilante y practicable, pudiendo abrirla en dos posiciones distintas. Pudiendo abrir la totalidad de la hoja aprovechando todo el hueco de la ventana (muy útil también a la hora de limpiar) o utilizando la apertura oscilante (muy útil a la hora de ventilar una estancia). Este tipo de aperturas mejorará el confort y la eficiencia energética de nuestra casa .
– Osciloparalelas: son ventanas con dos tipos de apertura, corredera y oscilante. Las hojas de la ventana se deslizan sobre unos carriles muy parecidos a los que se usan para las ventanas particables. Ofrecen la luminosidad y el espacio de las ventanas correderas y la seguridad y el aislamiento térmico y acústico muy similar al de las ventanas de apertura practicable.

Por último, aparte de tener en cuenta estos tres aspectos, también es muy importante valorar el aislamiento tanto acústico (para conseguir la menor entrada posible de ruidos del exterior, lo cual es fundamental para tener una buena calidad de vida en nuestro hogar) y el aislamiento térmico (a mayor aislamiento, mayor ahorro de energía consumida, bajando así nuestra factura de luz y gas. El valor U sirve para valorar este tipo de aislamiento, cuanto más bajo es este valor, mejor es el aislamiento).